martes, 23 de marzo de 2010

Pollo al Curry

Pollo al Curry

La monotonía es mala. En el trabajo, en una relación, con los amigos... y sobre todo en una dieta. Comer siempre lo mismo y de la misma manera desespera a cualquiera. Un día ensalada, y otro día también. Un filete de pollo a mediodía, y un filete de pollo para cenar el día siguiente. Al final, terminas mandando a paseo a la dieta, a la báscula, y a la madre que lo fundó...

Este plato le da un toque original a la dieta. Sí, efectivamente, comes arroz y pollo, pero no tiene nada que ver con la pechuga vuelta y vuelta de toda la vida. Y si tenemos en cuenta que este plato único se puede hacer en 40 minutos, pues entonces no digas más: manos a la obra.


Ingredientes (2 personas)
  • 1 Cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Uvas pasas
  • 1 vaso de arroz
  • 1 pechuga de pollo (ó aprox. 350gr.)
  • 1 cucharada rasa de curry
  • 1 cucharada colmada de Maizena (o harina de trigo en su defecto)
  • 2 vasos de leche
  • Aceite
  • Sal
Como ya he dicho, este plato lo tendrás hecho en unos 40 minutos. Y al incluir el arroz, pues te sirve de plato único. Y además, guardas la línea, pues el aporte de calorías no es alto (yo, la leche, la uso desnatada).

En primer lugar, en un bol pequeño hidrata las uvas pasas con agua caliente. Para dos personas, con más o menos 24 pasas tendrás suficiente. Cuanto más caliente esté el agua, más rápido se hidratarán (y no vamos a esperar por unas pasas, ¿verdad?).

En un cazo, pon una cucharada de aceite y, cuando esté caliente, echa el arroz. Para dos personas, el típico vaso de Duralex de toda la vida es cantidad más que suficiente. Rehoga un poco el arroz y añade a continuación dos vasos de agua (más un poquito más). Respecto de la cantidad de agua y el tiempo, depende de cada arroz, y de cada cocinero. Me he acostumbrado al arroz tipo Brillante, que no se pasa, y que tarda unos 15-20 minutos (si no te quieres complicar la vida, es una buena opción).

Ahora que tienes haciéndose el arroz, y en una sartén mediana, pon un par de cucharadas de aceite y echa los ajos picaditos. Pon el fuego despacio, para que se hagan despacito (de hecho, siempre que eches ajo al aceite, échalos con el aceite en frío y hazlos despacio, y así el aceite cogerá el sabor y el aroma del ajo). Mientras tanto, ve picando la cebolla en trozos pequeños. Cuando termines de picar la cebolla, sube el fuego de la sartén a fuego medio y vierte la cebolla. Échale un poco de sal y que se vaya dorando junto al ajo.

Mientras la cebolla se pocha, parte el pollo con unas tijeras en trozos del tamaño de un bocado, y sálalo ligeramente. Cuando la cebolla esté pochada, introduce en la sartén los trozos de pollo, y deja que se vayan dorando poco a poco (vigilando que no se te queme la cebolla).

Disuelve la maizena y el curry en medio vaso de leche fría. Cuando el pollo tenga ya un color ligeramente dorado, vierte el medio vaso de leche, y añade el resto de la leche (yo en total echo dos vasos de leche, porque me gusta que haya bastante salsa para mezclar con el arroz). A fuego medio deja que la salsa se caliente hasta que casi hierva, y bájalo entonces a fuego muy suave.

Introduce las pasas hidratadas y deja que los sabores y los aromas se mezclen durante 10-15 minutos (hasta que la salsa tenga el espesor que tú quieras). La cocina en ese momento tiene que oler de maravilla...


La presentación es lo de menos, cuando tienes el plato delante y estás deseando mezclar el arroz con el pollo y la salsa, y morirte de gusto:
Presentación del Pollo con Curry
Otra fotico más del Pollo con Curry
Ya estoy deseando mezclarlo todo y comérmelo...

2 comentarios:

ruisan dijo...

Esta receta la hice el sabado pasado y estaba muy buena, Jorge! Un poco soso me quedo, supongo que más sal no le vendría mal...

Jorge dijo...

Me alegra que hicieras la receta, y que te gustara.

Respecto de la sal, pues como todo, hay que cogerle el punto.

Un abrazo.