martes, 9 de noviembre de 2010

Pote Asturiano

Pote Asturiano
Está claro que antes o después, el invierno siempre llega. Da igual que estés en Cantabria, en Toledo, o en Edimburgo: el frío es implacable. Y la mejor manera de combatirlo es comer algo calentito y contundente. Por eso, la entrada de hoy es un buen pote asturiano.

Como su propio nombre indica, se trata de una receta de Asturias (región del norte de España). Sus ingredientes principales son las fabes (o alubias blancas) y la berza. Su elaboración es muy parecida a la de la fabada o a la del cocido montañés, y se puede hacer tanto de forma tradicional, como en olla exprés. En esta ocasión, nos decantaremos por la manera tradicional, que está más sabrosa.

Esta receta se la dedico a un par de buenos amigos que estarán leyéndome desde Escocia. ¿Querías comer caliente?. Pues aquí tenéis la receta. Seguro que algunos ingredientes no los encontraréis por allí, pero con un poco de imaginación y cariño, todo es posible.

Ingredientes (6-7 personas):
  • 500gr de fabes (alubias blancas grandes)
  • 500gr de berza
  • 1 morcilla asturiana
  • 1 morcilla de arroz
  • 2 chorizos
  • 300gr de costilla de cerdo
  • 300gr de tocino veteado (o panceta curada)
  • 1/2 mano de cerdo
  • 2 patatas
  • Azafrán
  • Sal
La noche anterior, pon en remojo las fabes en abundante agua fría durante al menos 12 horas. Triplican su volumen, así que lo mejor es ponerlas en un recipiente grande. Puedes también poner en remojo el tocino para que no esté tan salado. Si no lo haces, la sal que al final tengas que añadir al plato será menor.

Respecto de la morcilla, es importante que la morcilla sea asturiana, ya que es ella quien da el sabor picante característico a las fabes.

Como siempre que toca hacer un plato de la forma "tradicional", toca madrugar en la cocina. Ponemos en una cazuela grande toda la carne y las fabes. Cubrimos de agua (pero que no sea demasiada agua), y ponemos el fuego al mínimo. Tapamos la cazuela (no herméticamente), y ahora sólo es cuestión de tiempo. Unas tres horas tienen la culpa de esperar a la siguiente fase... Mientras, cada hora, echa un poquito de agua fría para que no llegue nunca a cocer (pues si cuecen, las alubias se pueden romper).

Finalmente, tenemos que echar la patata picada en trocitos y la berza cortada en trozos pequeños al pote. Añadimos la sal necesaria (probamos el caldo), el azafrán (que podemos haber tostado encima de la tapa del pote durante media hora), y dejamos que se haga todo durante 25 minutos.  Transcurrido ese tiempo, aparta del fuego y deja reposar hasta la hora de comer.

Como casi siempre, el testimonio gráfico es espeluznante (de lo mal que salen las fotos pero la buena pinta que tiene, jejejeje):
Sólo con verlo, se le quita a uno el frío

Un primer plano del plato

¡Qué aproveche!

2 comentarios:

Sara dijo...

Muchas gracias amigo, vamos a tener que limpiar el teclado porque lo hemos llenado de babas.

Intentaremos hacer un sucedaneo con productos de aquí pero tenemos clarísimo con qué vamos a llenar la maleta de vuelta a Escocia estas navidades.

PD: Se puede congelar?

Luismi y Sara.

Jorge dijo...

Se puede congelar, pero eso no pasa los controles del aeropuerto, jejeje... (se lo quedan los policías).

Un besuco desde la península.